Las próximas 15 medidas clave para el fomento del trabajo autónomo

Tener una idea innovadora y ponerla en marcha o ampliar tu propio negocio, con menos costes y ventajas fiscales, será una realidad para millones de autónomos y emprendedores en poco tiempo.

El pasado 29 de junio de 2017, La Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados dio luz verde a la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Esta ley, que se encuentra actualmente en el Senado para completar su tramitación parlamentaria antes de su entrada en vigor, se basa en una mejora de la protección social de los autónomos, las condiciones para emprender y reemprender, elimina trabas y facilita la actividad.

A continuación, se detallan las quince principales medidas que reactivarán la actividad profesional autónoma:

  1. Se amplía la tarifa plana de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social de seis meses a un año. Además, los autónomos que dejen su actividad durante dos años y vuelvan a trabajar podrán acogerse a la tarifa plana (hasta ahora tenían que esperar cinco años).
  2. Las mujeres tendrán una tarifa plana de 50 euros cuando se reincorporen tras la maternidad.
  3. Se bonificará al 100% durante 12 meses la cuota de los autónomos que tengan que cuidar de menores o dependientes.
  4. Se permitirá que los autónomos puedan deducirse el 20% de los gastos en suministros de agua, gas, electricidad y telefonía cuando trabajen desde su casa.
  5. Los autónomos podrán deducirse hasta 26,67 euros diarios por gastos en dietas y manutención (48,08 euros si es en el extranjero), siempre que el pago esté hecho por medios telemáticos para que pueda quedar acreditado.
  6. Los autónomos podrán cambiar de base de cotización hasta en cuatro ocasiones a lo largo del año, de modo que quede mejor adecuada a sus ingresos.
  7. Se permite que los autónomos se den de alta y de baja en la Seguridad Social hasta tres veces al año, para así pagar solo en las épocas en las que tengan actividad.
  8. Se podrá compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con la prolongación de la vida laboral para el empleo por cuenta propia.
  9. La cuota de los autónomos societarios se desvincula de las subidas del salario mínimo interprofesional (SMI) y quedará determinada, año a año, en los Presupuestos Generales del Estado tras dialogarlo con las organizaciones de autónomos.
  10. Se reducen los recargos de 20% al 10% que penalizaban a los autónomos por el retraso en el pago de la cuota durante el primer mes.
  1. La Seguridad Social devolverá de oficio el exceso de cotización de las personas en situación de pluriactividad, sin que ésta tenga que realizar la solicitud de la devolución.
  2. Se incluye la cobertura si se produce un accidente durante el desplazamiento de los profesionales autónomos a su puesto de trabajo.
  3. Se aprueban mejoras para la formación en prevención de riesgos laborales.
  4. Se mejoran las condiciones del emprendimiento para los trabajadores con discapacidad.
  5. Se permite que los autónomos contraten a sus hijos que estén en situación de discapacidad

Estas disposiciones, sin duda, favorecen ampliamente las condiciones actualmente existentes (según Ley 31/2015, de 9 de septiembre, para el Fomento del Trabajo Autónomo y la Economía Social). Las federaciones y asociaciones de autónomos han valorado muy positivamente estos cambios, quienes tradicionalmente argumentaban que los profesionales autónomos se encontraban en una situación de desventaja con respecto a los trabajadores por cuenta ajena.

Las demandas de mejora manifestadas por los colectivos autónomos se habían hecho patentes en múltiples ocasiones. Ya en julio de 2015, la Federación de Trabajadores Autónomos puso en marcha una página web para que sus miembros pudieran expresar los problemas que frecuentemente habían tenido con las Administraciones y posibles soluciones al respecto.